Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

 

 

 

Hace una semana terminé de leer los cuentos de “Mariposas negras”, libro de Melanie Márquez  y más de uno se me ha quedado revoloteando en la cabeza. Pero es “El público manda”, el que se ha incorporado con sagacidad y persistencia en mi memoria. Y con la misma audacia de los personajes de Pirandello, “ha exigido” un espacio y mi comentario en este blog.

Este cuento corto, que me ayudó a maximizar la imaginación al exigirme descifrar su simbolismo, y los elementos fantásticos con los que su autora lo ha creado, fue elaborado a partir de imágenes que llevan al lector a reflexionar sobre lo real en la ficción: la vida del ser humano en sociedad.

El cuento presenta a un mago que es capaz de sacar de su sombrero a seres humanos, y a cazadores para que los cacen. Éstos repudian su trabajo, sin embargo, cumplen su tarea a pesar del fastidio y de lo “repulsivo” que les pueden parecer las víctimas y el olor peculiar que expelen. Son cazadores que están bajo el mando del mago cuya única tarea consiste en proporcionarles presas, para la diversión de los espectadores.

Y a pesar de que los cazadores tratan de convencer al público de ingeniarse y solicitar otra forma de diversión; ellos, el público, son como siempre los que mandan.

 

Los libros de Luzrosario Aráujo G. los puedes adquirir entrando a estos links:

 

La cama mágica dos

http://www.amazon.com/dp/B01CF47KL0?ref_=pe_2427780_160035660

 

Con licencia de ficción

http://www.amazon.com/dp/B01CB1SMGO?ref_=pe_2427780_160035660

 

La gran simuladora

http://www.amazon.com/dp/B01CLV9SXA?ref_=pe_2427780_160035660

 

A-Preciado Juan

http://www.amazon.com/dp/B01CUIT6XG?ref_=pe_2427780_160035660

 

A-Continuación

http://www.amazon.com/dp/B01D1WU1U2?ref_=pe_2427780_160035660

Read Full Post »

SOLEDAD

soledad

                                         La soledad protege

                                         mi morada,

                                        de las penas e inquietudes.

                     Soledad que voy llenando

                     en la vida,

                                                 con viajes reales e inventados,

                                                con poemas escritos y soñados,

                                                 con amistades reales y virtuales,

                     con la libertad que

                                  ojalá que nunca,

                                   me niegue la palabra.

 

 

Los libros de Luzrosario Aráujo G. los puedes adquirir entrando a estos links:

 

La cama mágica dos

http://www.amazon.com/dp/B01CF47KL0?ref_=pe_2427780_160035660

 

Con licencia de ficción

http://www.amazon.com/dp/B01CB1SMGO?ref_=pe_2427780_160035660

 

La gran simuladora

http://www.amazon.com/dp/B01CLV9SXA?ref_=pe_2427780_160035660

 

A-Preciado Juan

http://www.amazon.com/dp/B01CUIT6XG?ref_=pe_2427780_160035660

 

A-Continuación

http://www.amazon.com/dp/B01D1WU1U2?ref_=pe_2427780_160035660

Read Full Post »

Los números de 2013

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2013 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un tren subterráneo de la ciudad de Nueva York transporta 1.200 personas. Este blog fue visto alrededor de 7.900 veces en 2013. Si fuera un tren de NY, le tomaría cerca de 7 viajes transportar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

Read Full Post »

CUERPOS Y LETRAS

Image

 

 

El grito silencioso, qué título para su novela señor Kenzaburo. El grito silencioso  lo leí, cuando aún quedaba en mis recuerdos, los sabores de Una cuestión personal. Déjeme decirle: los temas y la forma cómo usted los trabajó, me acercaron a su país. Me mostraron un mundo lejano, diferente, y al mismo tiempo no ajeno al mío. Su forma de narrar me permitió permanecer zambullida dentro de las historias y, ahí dentro,  intentaba a veces calcular cuánto pesaba el ingrediente real dentro de la ficción.

Al leer Una cuestión personal y El grito silencioso, me encontré con dos parejas viviendo la coincidencia de enfrentar conflictos a causa, básicamente, del nacimiento de un hijo especial, un niño “anormal”. Y con el deseo de viajar al África, un sueño perenne; una frustración compartida por ambos padres de esos niños “grilletes”. Estas coincidencias germinaron en mí el deseo de inmiscuirme en su vida. Y usted señor Kenzaburo me comprende, cuando me escucha decirle: la literatura nunca podrá cancelarle la deuda contraída.

Y a los que le gustaría conocer algo sobre las obras mencionadas, recuerden: En Una cuestión personal, como en El grito silencioso, está presente el alcoholismo como un personaje más. Este personaje influye en el actuar de los demás y muestra sus facetas: dulce, débil, fuerte y propulsor de violencia, según los motivos que influyan, o impulsen. A ingerirlo. La cantidad bebida va a determinar muchas de las reacciones, y reflexiones de los dichos personajes. Y por medio de la borrachera los padres tratarán de evadir sus responsabilidades con el niño nacido “anormal. Quien llegó al hogar y a enfrentar al mundo, como lo afirma el narrador, tan herido como quedó nuestro poeta Apollinaire, durante la guerra. Los demás personajes se valdrán del poder del alcohol para envalentonarse, ser capaces de enfrentar a sus demonios, para atraer y acercar a sus fantasmas.

En ambas obras se hace evidente el rol del lenguaje, el cual se manifiesta dentro de su propia peculiaridad. Cómo se expresan los cuerpos y los medios que utiliza para poner en evidencia sus conflictos existenciales, sus secretos; son letras impresas, son las huellas de los diseños dejados por el lenguaje, los cuales se suman a aquello delatado por los gritos. A pesar de haber sido lanzados en silencio éstos hablan y expresan lo que deben decir. Los gritos más agudos los escuché desde el hospital, provenían de las voces de los niños “especiales”, me llegaban desde ese lugar donde habían quedado abandonados. Y los demás gritos, eran de los espíritus; de los fantasmas y demonios, quienes cohabitaban con los vivos, en la selva y en los bosques. El otro grito agudo, el cual logró marearme, provenía de un cuerpo colgado de una cuerda. Cuerpo de alguien quien con la cabeza pintada de rojo y  un pepino incrustado en el ano se rebelaba para, por fin, revelar y expresar lo que más le había afectado de vivo.

En “El grito silencioso” es la voz del silencio el que narra la historia de ese cuerpo-cadáver expuesto en dichas condiciones. Este cuerpo se había visto afectado por una acción de cuando estaba vivo, pero la determinación de darle solución también afectó de por vida a sus seres más cercanos. Ese cuerpo inerte es quien traduce y expone su texto.  Los pocos espectadores que lo vieron se quedaron sin voz ante lo evidente.  El cuerpo colgado que se deja mirar como cuadro, y cuya muerte va exponer sus deseos más profundos, sus conflictos, deja en total libertad a los espectadores, y a los lectores, la interpretación de su narración.

El esbozo hecho a la selva en Los pasos perdidos, por Alejo Carpentier, siguiendo las rutas de su música, lo volví a gozar en los sones de las danzas tradicionales en El grito silencioso. Su obra me recordó señor Kensaburo que soy hecha de selva y bosques, por eso, no puedo privarme el decirle que disfruté de su trabajo, y eso, a pesar de los momentos de terror ante la verdad expuesta por su narrador, y ante la evidencia de cómo podemos ser los seres humanos. Disfruté de los momentos cuando su narrador y personajes me adentraron en los misterios y costumbres de la gente de los bosques y la selva de su país: Cuando me mantuvieron de miedo al filo del abismo; pero, maximizando mis ganas de poder ser algún día la primera en recoger el agua del lago, el día que comienza el año.

EL GRITO SILENCIOSO

Kenzaburo Oé

Read Full Post »

Image

 

María Joaquina en la vida y en la muerte”, es obra de Jorge Dávila Vázquez. Jorge es mi amigo virtual de FB; tan virtual que los dos aún no hemos podido encontrarnos, para “reconocernos”; a pesar de sus viajes a Guayaquil para asistir a algunos eventos a donde yo también voy. No hace mucho le di un “toque”, con el fin de contarle que me había recibido como regalado “su” “María Joaquina en la vida y en la muerte”; cuya lectura había disfrutado. Me limité a eso, no le dije que unos días antes me había llevado su novela a las oficinas de Rentas internas para, mientras esperase mi turno del trámite de actualización del RUC, terminara de leerla. Aquel día en la sala de espera me había encontrado con mi amiga Pacífica Valdez quien se había acercado a saludarme, y había aprovechado para preguntarme sobre el libro que tenía en las manos; le había llamado la atención el hecho de verme concentrada en la lectura, sin importunarme por el bullicio. Le mostré el libro y, apenas leyó el título, me preguntó: << ¿De qué se trata?>> Temerosa más de no ser capaz de poderle responder con claridad, reflexionar con precisión ante la presión, y menos, tal vez, por el miedo a explayarme, como suelen hacer los presentadores de libros, que nos cuentan todo y nos quitan las ganas ya de comprar el texto, me limité a responderle: <<Tienes que leerlo>>. Pero apenas hube terminado de pronunciar la última palabra comencé a sentir su aguijón en mi vientre. La respuesta vertida a Pacífica me había dejado  frustrada conmigo misma, y con una pepa del ají peruano adherido en lo más profundo de mi encía. Que sea ésta, entonces, querida Pacífica, mi oportunidad de resarcirte; de responderte como te mereces, tanto tú como el libro.

En “María Joaquina en la vida y en la muerte”, querida Pacífica, se narra la relación amorosa entre el dictador De Santis y su joven sobrina María Joaquina. Cuando ella regresa de sus estudios de Europa, atrae la atención y el interés sexual de su tío. Todo el conflicto originado por la dictadura, y su dictador, llega a su máximo nivel de crisis, cuando éste intenta casarse con su joven sobrina, y la Iglesia Católica no se lo permite. El envenenamiento de Monseñor Tandayama, y la muerte de Alfonso Valbuena, amante de María Joaquina, se suman al ambiente de incertidumbre del ambiente de la novela.

Esta narración es un viaje en el tiempo. El ambiente en el que transcurre la novela está lleno de contrastesse puede percibir el lujo y derroche en el que viven los cercanos al dictador, y la paupérrima situación por la que atraviesa el pueblo. María Joaquina aprovecha la  influencia que tiene con su tío para llevar una  vida llena de lujo; palaciega. Logra que se construya un teatro a su gusto, al estilo europeo.

“María Joaquina en la vida y en la muerte”, podría tratarse de la historia de un dictador de cualquier país latinoamericano. En el dictador De Santis se resume y conjugan todos los rasgos de los dictadores. Están los reflejos de “Yo El Supremo”, de Roa Bastos, de “El señor Presidente”, de Miguel Ángel Asturias, y las de Trujillo, de “La Fiesta del Chivo”, de Vargas Llosa. Los expertos afirman, querida amiga, en base a los indicios presentes en la novela: nombres de pueblos ecuatorianos, como: Zapotal, El Palmar, y detalles de eventos políticos y sociales sucedidos en la región, que “María Joaquina en la vida y en la muerte” trata eventos de la vida del dictador Ignacio de Veintimilla (periodo que pertenece a la vida republicana del Ecuador, entre 1876-1883) y se inspira en la relación incestuosa de este dictador con su sobrina Marieta de Veintimilla.

El tiempo en la novela se presenta fragmentado: hay rupturas del tiempo cronológico, con el histórico. A mi parecer, éste transcurre con libertad; es un tiempo sin tiempo; se pasa del presente al pasado con naturalidad. Los vaivenes del ir y venir dentro del tiempo histórico, cronológico, y las secuencias de los hechos, y las anécdotas, trascurren dentro de un “desorden” ordenado. Querida Pacífica, como lectora, tú eres quien debe advertir cuál o cuáles eventos, o anécdotas, se concatenan; deberás definir cuales pertenecen al mismo periodo de tiempo cronológico.

Pacífica, “María Joaquina en la vida y en la muerte” me retrotrajo los recuerdos de la desolación de Pedro Páramo. En esta novela se cuentan como personajes, igual como en la novela citada, las voces que comentan, susurran, y narran los acontecimientos; los narradores se presentan como voces que llegan hasta el lector. Es a través de la escucha de conversaciones, susurros, diálogos, monólogos y  reflexiones interiores,  en voz alta, de los protagonistas, y los testigos, cuando el lector se entera de lo que pasa, o pasó, en la casa Palacio y sus alrededores. Las confesiones de las víctimas del dictador, de sus amantes, y de la servidumbre, testigo de los hechos, cuentan esta  historia. Hasta los documentos y las epístolas hablan, dicen cosas; el lector puede escucharlos; están ahí dando vueltas ronroneando, sonando como un coro dentro de una pieza musical.

Por todo lo expuesto, la novela no permite un único nudo, donde se confabulen todos los hilos de la historia; su estructura fragmentada no lo hace posible. “María Joaquina en la vida y en la muerte”, querida amiga, también echa mano del realismo mágico, visto en “Cien años de soledad”. Salterio Galíndez, tiene un rol preponderante; alrededor de ella se entreteje la fuerza que desquicia al dictador, se convierte en su conciencia, para atormentarlo. Salterio Galíndez, logra, por venganza al asesinato de su marido, robar la cordura al dictador; lo arroja al vacío; al abismo del insomnio, la angustia, y la locura.

Espero con esto, querida Pacífica, haber podido responder a tu inquietud, haber sido capaz de introducir dentro de ti el germen del deseo de leer esta novela ecuatoriana; producto de exportación.

Los libros de Luzrosario Aráujo G. los puedes adquirir entrando a estos links:

 

La cama mágica dos

http://www.amazon.com/dp/B01CF47KL0?ref_=pe_2427780_160035660

 

Con licencia de ficción

http://www.amazon.com/dp/B01CB1SMGO?ref_=pe_2427780_160035660

 

La gran simuladora

http://www.amazon.com/dp/B01CLV9SXA?ref_=pe_2427780_160035660

 

 

Read Full Post »

LOS TZÁNZICOS

Image

 

 

Hace muchos años en Pucallpa, selva peruana, mientras asistía a una exhibición de las costumbres y  artesanía de la cultura Shuar, más conocida en aquella época como jíbaros, vi algunas de sus tzanzas. Dicha experiencia me dejó impresiones imborrables; me hizo imaginar y preguntarme constantemente cómo es que éstos habían logrado reducir dichas cabezas. No me inquietó realmente en aquel momento cómo se habían conseguido a las víctimas; sino, más bien, me invadió la curiosidad por querer saber cómo ese artista había logrado reducir esos cráneos, conservar la piel y las facciones de esas cabezas en miniatura; cómo es que no se descomponían ni olían tan mal.

El recuerdo de esas cabezas reducidas, colgadas, retornó a mí cuando, ya radicada en el Ecuador, escuché en una reunión mencionar a los Tzánzicos. No puedo negar que inicialmente me quedé algo confundida porque el tema salió a colación mencionado no a  una “antigua” costumbres de una de nuestras culturas de la selva amazónica, sino en relación a la literatura.

Ya en casa me puse a  indagar sobre este movimiento literario ecuatoriano que se hacía llamar los Tzánzicos, y ahí quedó el asunto hasta que Marisa Martínez Pérsico, quien se había venido desde la Argentina a investigar sobre literatura ecuatoriana, asistió a la presentación del libro de uno de los integrantes de este movimiento. E intentando aportar en algo a su investigación retomé mis apuntes sobre los Tzánzicos, de eso hace ya algún tiempo.

Según el autor Rodrigo Pesantez Rodas a los Tzánzicos no se les puede considerar un grupo, sino un movimiento. Sé que los Tzánzicos salieron a luz en Quito, en 1962. Y que tomaron el término tzánzico del rito Shuar (Jíbaro), que quiere decir “hacedor de tzanzas”, o sea, reductor de cabezas; metáfora que simboliza lo que se proponía hacer este movimiento: reducir cabezas. Pretendían, antes de nada, decapitarla de toda influencia recibida de la poesía anticuada, y obsoleta, como ellos calificaban la del pasado.

Estuvieron influenciados por los sentimientos de la revolución cubana y por todo el ambiente que se vivía en esa época, 1962, en Ecuador. Este movimiento, que se tomó en serio la crítica dialéctica, intentó una toma de conciencia política, ideológica y cultural,  cuestionando la literatura del pasado; consideraba que ésta respondió a intereses de los grupos de poder. Pero Yvonne Ventura contradice esta afirmación diciendo que la literatura que los Tzánzicos cuestionaban formaba parte del realismo socialista ecuatoriano y que sí reflejó las injusticias sociales del Ecuador de aquella época. Pone como ejemplo las obras de: Joaquín Gallegos Lara, Alfredo Pareja Diezcanseco, Jorge Icaza, Benjamín Carrión, Jorge Enrique Adoum, César Dávila Andrade; figuras paradigmáticas de una etapa fundamental dentro de la historia de la literatura ecuatoriana.

Se puede afirmar que los Tzánzicos no lograron presentar obras de calidad como se esperaba de ellos. Y que se limitaron a lanzar sus pucunas, sus lanzas, mediante el ejercicio de la crítica dialéctica, pero no pasaron a más.  Sus trabajos los presentaban en la revista Pucuna, y la difundían en el “café 77” donde realizaban encuentros y discusiones entre obreros, estudiantes e intelectuales. Las presentaciones eran hechas en forma teatral, buscaban romper con las formas tradicionales de las presentaciones de libros y salirse de los cánones establecidos agregando nuevos escenarios. Se sabe que, poco después, durante la dictadura militar de ese entonces, dicho lugar fue clausurado; se lo consideró una amenaza a la seguridad pública.

Según el autor Rodrigo Pesantez Rodas, el tzanzismo, desde el punto de vista teórico-histórico fue muy necesario para el Ecuador; este movimiento abrió una nueva ruta desde la cual llegaron nuevos bríos para la literatura, especialmente para la narrativa.

Autores más conocidos, y sus Obras:  

Ulises Estrella: Quito, 1940: Ombligo del mundo, Digo mundo, Crónicas de sueños”. Ombligo del mundo Convulsionario, Aguja que rompe el tiempo, Fuera de juego, 60 poemas, Interiores, Furtivos Poemas Furtivos, 1989.

Rafael Larrea: Quito, 1943-1995. Levantapolvos, Nuestra es la vida, Alegorías vivenciales. Bajo el sombrero del poeta.

Humberto Vinueza, Guayaquil 1944Un gallinazo cantor bajo un sol de a perro. Poeta tu palabra, Alias lumbre de acertijo, 1990, Alias Lumbre de acertijo, 1991.

Raúl Arias: Quito, 1944: Poesía en bicicleta, Lechuzario, Trino Fobias, Vuelos e Inmersiones, 2000

 

Los libros de Luzrosario Aráujo G. los puedes adquirir entrando a estos links:

 

La cama mágica dos

http://www.amazon.com/dp/B01CF47KL0?ref_=pe_2427780_160035660

 

Con licencia de ficción

http://www.amazon.com/dp/B01CB1SMGO?ref_=pe_2427780_160035660

 

La gran simuladora

http://www.amazon.com/dp/B01CLV9SXA?ref_=pe_2427780_160035660

 

Read Full Post »

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2012 de este blog.

Aquí hay un extracto:

600 personas llegaron a la cima del monte Everest in 2012. Este blog tiene 4.100 visitas en 2012. Si cada persona que ha llegado a la cima del monte Everest visitara este blog, se habría tardado 7 años en obtener esas visitas.

Haz click para ver el reporte completo.

Read Full Post »

Older Posts »