Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 8 octubre 2017

¿REALIDAD O ALUCINACIÓN?

 

Estaba sola y llevaba algunas horas parada en el portal de mi casa, contemplando cómo se precipitaba el agua del cielo, calculando la fuerza de la tempestad que obligaba a los árboles a inclinarse sumisos y reverentes.

De rato en rato alzaba la cabeza, y la mirada al cielo, intentando descubrir en ese firmamento copado de nubes preñadas, una estrella fugaz, un platillo volador, cualquier cosa que me sacara de esa rutina tediosa; pero esa era una noche oscura que no colaboraba con mis deseos de adolescente. Sólo los rayos, los truenos y los relámpagos eran mis únicos compañeros en esa noche y en este lugar en el que me había recluido para leer a Poe, como una verdadera ermitaña.

La tempestad, orquestada por la caída del agua de la lluvia, la soledad y el viento me envolvían en una arrulladora sensación de libertad cuando, de repente, un gato negro saltó del techo acompañado de una brisa insistente que pasó rasgando, o acariciando mi rostro. En su recorrido me roció el cuerpo con la sensación de un líquido: delicado y suave unas veces y  muchas otras su fuerza me causaban escalofríos. Los relámpagos, compadecidos de mí, de rato en rato iluminaban el ambiente para facilitar mi tarea de limpiarme la ropa y de continuar como investigadora en noches de tormentas, luego de empaparme con los cuentos de Poe.

Seguía parada en el mismo lugar, cuando creí escuchar, a lo lejos, y entre ráfagas de truenos y relámpagos, que alguien me gritaba: << ¡Pobre loca!, ¡pobre loca!, ¡démosle algo que contar!>>

Me encontraba, así, tratando de captar bien lo que creía que alguien me gritaba, y ensimismada contemplaba al mismo tiempo el firmamento, cuando de repente descubrí los pies de un ente que flotaban a unos centímetros del suelo donde estaban los míos. Lo vi avanzando a gran velocidad. Sostenía en sus manos un farol de fuego y se acercaba con furia a estrellarse contra mí. Mi primera reacción fue arrojarme al suelo para evitar que nuestros cuerpos se encontraran y el golpe que sospeché recibiría con el impacto.

Al despertar, el día había transcurrido y cesado también la tormenta. Me encontraba en el suelo, tirada ahí con el aspecto de una sobreviviente del desierto: tenía los labios resecos y partidos tenía los cabellos erizados: el rayo que cayó a un lado, dejó su firma en uno de los libros de cuentos, chamuscados, de Poe y su fugaz paso en el travesaño del portal de mi casa.

 

 

Los libros de Luzrosario Aráujo G. los puedes adquirir entrando a estos links:

 

La cama mágica dos

http://www.amazon.com/dp/B01CF47KL0?ref_=pe_2427780_160035660

 

Con licencia de ficción

http://www.amazon.com/dp/B01CB1SMGO?ref_=pe_2427780_160035660

 

La gran simuladora

http://www.amazon.com/dp/B01CLV9SXA?ref_=pe_2427780_160035660

 

A-Preciado Juan

http://www.amazon.com/dp/B01CUIT6XG?ref_=pe_2427780_160035660

 

A-Continuación

http://www.amazon.com/dp/B01D1WU1U2?ref_=pe_2427780_160035660

Anuncios

Read Full Post »