Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 20 enero 2013

LOS TZÁNZICOS

Image

 

 

Hace muchos años en Pucallpa, selva peruana, mientras asistía a una exhibición de las costumbres y  artesanía de la cultura Shuar, más conocida en aquella época como jíbaros, vi algunas de sus tzanzas. Dicha experiencia me dejó impresiones imborrables; me hizo imaginar y preguntarme constantemente cómo es que éstos habían logrado reducir dichas cabezas. No me inquietó realmente en aquel momento cómo se habían conseguido a las víctimas; sino, más bien, me invadió la curiosidad por querer saber cómo ese artista había logrado reducir esos cráneos, conservar la piel y las facciones de esas cabezas en miniatura; cómo es que no se descomponían ni olían tan mal.

El recuerdo de esas cabezas reducidas, colgadas, retornó a mí cuando, ya radicada en el Ecuador, escuché en una reunión mencionar a los Tzánzicos. No puedo negar que inicialmente me quedé algo confundida porque el tema salió a colación mencionado no a  una “antigua” costumbres de una de nuestras culturas de la selva amazónica, sino en relación a la literatura.

Ya en casa me puse a  indagar sobre este movimiento literario ecuatoriano que se hacía llamar los Tzánzicos, y ahí quedó el asunto hasta que Marisa Martínez Pérsico, quien se había venido desde la Argentina a investigar sobre literatura ecuatoriana, asistió a la presentación del libro de uno de los integrantes de este movimiento. E intentando aportar en algo a su investigación retomé mis apuntes sobre los Tzánzicos, de eso hace ya algún tiempo.

Según el autor Rodrigo Pesantez Rodas a los Tzánzicos no se les puede considerar un grupo, sino un movimiento. Sé que los Tzánzicos salieron a luz en Quito, en 1962. Y que tomaron el término tzánzico del rito Shuar (Jíbaro), que quiere decir “hacedor de tzanzas”, o sea, reductor de cabezas; metáfora que simboliza lo que se proponía hacer este movimiento: reducir cabezas. Pretendían, antes de nada, decapitarla de toda influencia recibida de la poesía anticuada, y obsoleta, como ellos calificaban la del pasado.

Estuvieron influenciados por los sentimientos de la revolución cubana y por todo el ambiente que se vivía en esa época, 1962, en Ecuador. Este movimiento, que se tomó en serio la crítica dialéctica, intentó una toma de conciencia política, ideológica y cultural,  cuestionando la literatura del pasado; consideraba que ésta respondió a intereses de los grupos de poder. Pero Yvonne Ventura contradice esta afirmación diciendo que la literatura que los Tzánzicos cuestionaban formaba parte del realismo socialista ecuatoriano y que sí reflejó las injusticias sociales del Ecuador de aquella época. Pone como ejemplo las obras de: Joaquín Gallegos Lara, Alfredo Pareja Diezcanseco, Jorge Icaza, Benjamín Carrión, Jorge Enrique Adoum, César Dávila Andrade; figuras paradigmáticas de una etapa fundamental dentro de la historia de la literatura ecuatoriana.

Se puede afirmar que los Tzánzicos no lograron presentar obras de calidad como se esperaba de ellos. Y que se limitaron a lanzar sus pucunas, sus lanzas, mediante el ejercicio de la crítica dialéctica, pero no pasaron a más.  Sus trabajos los presentaban en la revista Pucuna, y la difundían en el “café 77” donde realizaban encuentros y discusiones entre obreros, estudiantes e intelectuales. Las presentaciones eran hechas en forma teatral, buscaban romper con las formas tradicionales de las presentaciones de libros y salirse de los cánones establecidos agregando nuevos escenarios. Se sabe que, poco después, durante la dictadura militar de ese entonces, dicho lugar fue clausurado; se lo consideró una amenaza a la seguridad pública.

Según el autor Rodrigo Pesantez Rodas, el tzanzismo, desde el punto de vista teórico-histórico fue muy necesario para el Ecuador; este movimiento abrió una nueva ruta desde la cual llegaron nuevos bríos para la literatura, especialmente para la narrativa.

Autores más conocidos, y sus Obras:  

Ulises Estrella: Quito, 1940: Ombligo del mundo, Digo mundo, Crónicas de sueños”. Ombligo del mundo Convulsionario, Aguja que rompe el tiempo, Fuera de juego, 60 poemas, Interiores, Furtivos Poemas Furtivos, 1989.

Rafael Larrea: Quito, 1943-1995. Levantapolvos, Nuestra es la vida, Alegorías vivenciales. Bajo el sombrero del poeta.

Humberto Vinueza, Guayaquil 1944Un gallinazo cantor bajo un sol de a perro. Poeta tu palabra, Alias lumbre de acertijo, 1990, Alias Lumbre de acertijo, 1991.

Raúl Arias: Quito, 1944: Poesía en bicicleta, Lechuzario, Trino Fobias, Vuelos e Inmersiones, 2000

 

Los libros de Luzrosario Aráujo G. los puedes adquirir entrando a estos links:

 

La cama mágica dos

http://www.amazon.com/dp/B01CF47KL0?ref_=pe_2427780_160035660

 

Con licencia de ficción

http://www.amazon.com/dp/B01CB1SMGO?ref_=pe_2427780_160035660

 

La gran simuladora

http://www.amazon.com/dp/B01CLV9SXA?ref_=pe_2427780_160035660

 

Anuncios

Read Full Post »

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2012 de este blog.

Aquí hay un extracto:

600 personas llegaron a la cima del monte Everest in 2012. Este blog tiene 4.100 visitas en 2012. Si cada persona que ha llegado a la cima del monte Everest visitara este blog, se habría tardado 7 años en obtener esas visitas.

Haz click para ver el reporte completo.

Read Full Post »

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2012 de este blog.

Aquí hay un extracto:

600 personas llegaron a la cima del monte Everest in 2012. Este blog tiene 4.100 visitas en 2012. Si cada persona que ha llegado a la cima del monte Everest visitara este blog, se habría tardado 7 años en obtener esas visitas.

Haz click para ver el reporte completo.

Read Full Post »