Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 16 octubre 2012

 

MI BOSQUE

 

Alejandra Pizarnik

 

acumular deseos en plantas ingratas

referir lo tuyo

en verdor solemne

y entonces vendrán diez caballos

a tirar la cola al viento negro

moverán las hojas

sus crines mojadas

y vendrá la escuadra

redondeando versos

 

 

Ese “mi” en el título del poema invita a recordar al cuerpo en su relación con el goce. Aquel goce que atesora, deseos. Ese “mi” no se refiere a ningún goce ni deseos ajenos sino a uno personal. En el segundo verso: “referir lo tuyo” nos involucra.

Me quedo con la impresión de que en todo este poema está sugiriendo los diversos sentires del acto de escribir poesía. Deseo latente, de principio a fin, el cual no puede ser desligado del placer de gozar con las palabras.

La palabra bosque invita a imaginar un laberinto compuesto de árboles. Lleva a recordar los peligros que viven los protagonistas de los cuentos infantiles de hadas y demonios. Aquellos cuentos de niños huérfanos abandonados, dejados ahí contra su voluntad, a merced de su suerte y su propio ingenio. De acciones imprudentes como las del cuento La Caperucita Roja. Mi Bosque termina siendo una metáfora que permite visualizar y relacionar la factibilidad de una serie de aventuras o desventuras a la hora de introducirse en el acto de escribir.

El bosque representa imágenes reales como imaginarias con variadas contradicciones. Muchos se dirigen a este lugar a cazar o a reflexionar. Llegan en busca de consuelo, o para estar en contacto con lo más auténtico de sí mismos. Se va en busca de silencio, para leer o escribir; es la metáfora del mundo ajeno y bizarro. Lugar que atemoriza porque ahí está en juego la vida y la muerte. Y está en relación directa con los retos y los combates, se traten sobre la guerra o el amor. Ahí habitan no sólo los animales, los depredadores, sino también, en nuestra realidad, los terroristas y los narcotraficantes.

En el bosque el ser humano permanece en relación con las plantas. Y éstas hacen recordar a la mitología, a Dafne; a echar raíces. Nos permiten mirar nuestros orígenes. Recordar cómo dormimos: primero sobre un tronco, y luego como troncos. Es pensar en creación, en polinización. En crecimiento ordenado o desordenado.

Pero toda creación necesita y haga uso de la fuerza y el poderío. Y “diez caballos”, hacen referencia a la fuerza de ese poder: a los diez mejores.

Con el verso, “tirar la cola al viento negro”, me fui directamente al teatro de Picasso. Al “El deseo atrapado por la cola”. Porque con los versos: y entonces vendrán diez caballos/ a tirar la cola al viento negro”, pude recrear las mismas imágenes. De cómo se hace necesario tirar de los versos, aferrarse a ellos, atraparlos con fuerza por la cola cuando intentan escaparse.

Y vendrá la escuadra/ redondeando versos, escribe al final de “Mi Bosque”. La poetisa usa la palabra escuadra y en ella reconocemos una figura de medición. La poesía tiene también su propia regla para medir. Escuadra puede referirse a una unidad militar o la ecuestre, ambas se rigen por normas estrictas. Pero puede, igualmente, tratarse de la figura que sirve para dibujar otras figuras geométricas, para un trabajo cubista. En poesía, sólo caben elucubraciones…

 

Los libros de Luzrosario Aráujo G. los puedes adquirir entrando a estos links:

 

La cama mágica dos

http://www.amazon.com/dp/B01CF47KL0?ref_=pe_2427780_160035660

 

Con licencia de ficción

http://www.amazon.com/dp/B01CB1SMGO?ref_=pe_2427780_160035660

 

La gran simuladora

http://www.amazon.com/dp/B01CLV9SXA?ref_=pe_2427780_160035660

Anuncios

Read Full Post »